La importancia del diseño de packaging en el lineal del supermercado
17156
post-template-default,single,single-post,postid-17156,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode_popup_menu_push_text_top,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
importancia diseño packaging Luzerta

09 Ene ¿Cuántas veces has comprado con los ojos?

Cada vez es más difícil vender un producto en el lineal del comercio debido a la gran cantidad de competidores que hay en el mercado, por ello las empresas se esfuerzan en llamar la atención del consumidor mediante el diseño del packaging. Sólo sobreviven aquellos productos que, o bien invierten ingentes cantidades de publicidad (y ni así), o bien resuelven la comunicación con criterio, sensibilidad y a veces también sentido del humor. El truco consiste es que la gráfica haga pensar en un máximo de 6 segundos que el contenido de la caja es tan sabroso, seductor o apetecible como el continente. Enamorar, una premisa que es condición sine qua non para tener éxito.

Podemos diferenciar aquellas referencias que luchan entre ellas en un lineal del supermercado (con mayor volumen pero menos márgenes) con aquellas que se pueden permitir el lujo de convivir en un establecimiento delicatessen con menos competencia, en el que el volumen de ventas es exiguo a pesar del mayor margen de beneficios. El público también se diferencia, ya que no es lo mismo una gran superficie donde las marcas luchan con un público dispar que una tienda gourmet donde el selecto público está dispuesto a pagar un poco más por una exquisitez y el capricho del momento.

El packaging es la marca hecha volumen

Hay que tener en cuenta que el 60% de las decisiones de compra se hacen delante de las estanterías, y es este momento donde el diseño del packaging cumple su objetivo: captar la atención, seducir y pasar a formar parte de la cesta de la compra. El packaging es la marca hecha volumen, y el instante de la adquisición es un acto que difícilmente podrá igualar cualquier otra acción de marketing: aceptar que una marca entre en tu casa de manera voluntaria.

Por ello se buscan envases rompedores, formas diferentes, materiales que sorprendan y visualmente sean disruptivos llegando a la seducción. Todo un arte donde muchas empresas aún no se han atrevido a entrar por miedo a lanzarse a un mundo desconocido, pero que los consumidores, ávidos de nuevas experiencias están deseando “catar”.

Ahora, piensa cuántas veces has comprado con los ojos.